Thursday, September 06, 2007

Porque los meses no pasan en vano

Ayer cumplí 7 meses con mi enamorado. Para aquellos que recién empiezan, la reacción inmediata sería: "Asuuu, ya están seguros" y para otros que ya tienen años juntos, seguramente dirán "7 meses no son nada". Pero, si nos detenemos un poquito a pensar en la relevancia de los meses que una pareja permanece junta, observamos que, con el paso de los meses pueden suceder dos cosas: la relación crece y florece o se deteriora y termina.

¿Qué pasó conmigo? Bueno, mi registro de enamorados no es alto y el tiempo que duré con ellos tampoco llega al año. Con ello, puedo decir que las relaciones que he tenido no han sido muy fructíferas ni, obviamente, satisfactorias. Entonces, puedo afirmar que hubo un problema: quizás fui yo, quizás fueron ellos. El asunto es que no eramos felices y decidimos acabarla. Es que las relaciones no se buscan, no se planean ni mucho menos se piensan. Creo que en una relación los sentimientos se encuentran, se cruzan y se enredan en una sóla emoción: EL AMOR.

El año pasado decidí viajar a Estados Unidos por el programa “Work & Travel” con el objetivo de practicar el inglés, vivir sola, valerme por mi misma y conocer nuevas personas. O sea, sólo quería pasarla bien en mis vacaciones. FALSO!! Quería plata y juerguer de lo lindo. Pero como muchas veces suele pasar, por más que planees las cosas, nunca salen como quieres.

En mi caso, las cosas no salieron como lo planeé. Bueno, sí conocí mucha gente, sí juerguee harto y sí saqué algo de plata, pero no regresé a Perú tal cual vine. Regrese mejor!

Cuando llegamos a Mississippi, ya había un grupo de peruchos trabajando en el fast food que nos contrató. Las chicas debían vivir en el 2do piso y los chicos en el 1ro. Sin embargo, cosas que pasan, aún no tenían listo nuestro depa. Así que, apenas llegamos nos instalaron por un instante en el depa de ellos. Ahí conocí a Dennys, el único chico que nos ayudó con las maletas, que no dudó en prestarnos su baño para ducharnos después de 36 horas de viaje en bus desde NY y que nos prestó su bici para hacer hora mientras nos alistaban el depa.

La amistad inició así, apoyándonos al ir de compras, compartiendo las tardes de ocio viendo pelis, yendo a pasear al mall aunque sea para estirar las piernas un rato.

Qué lindo chico es!! “¿Qué lindo chico es?” Esteeee, perdón??? Bueno sí, era un lindo chico, nos reíamos de cualquier tontería, rajabamos de los actores de las pelas que veíamos. O sea, la pasabamos bien lindo. Pero ahí nomás Sofia… tú no quieres nada y nada pasará.

Me gusta! Ok, lo admito, ya me había dado un “crush”. Quería verlo, conversar con él y matarnos de risa. Me gustaba estar con él y creo que a él también porque, de lo contrario, no subiría a nuestro depa todos los días no? Bueno, el asunto es que una noche donde todos los niños le piden a un gordito que viste de rojo que le lleven todos los regalos del mundo. Bueno, ese gordito me obsequió algo inesperado. Dennys me besó. OMG! Qué había pasado? Acaso había química? Lo admito, eso me elevó al nivel de: Ya no es un simple chico lindo, ese chico lindo ME GUSTA.

Me encanta!! Al día siguiente del beso, lo primero que hice fue contárselo a mi amiga y le dije: “PTM, ya la cagué. Ya no va a subir”. FALSO!!! Sí subió, y para variar yo no sabía cómo actuar: me sudaban las manos, lo miraba con el rabito del ojo y no podía hablarle directamente. Entonces, salió la brillante idea de ir a alquilar pelis. Sólo salimos los dos, él y yo en medio de la carretera caminando sin saber qué decirle el uno al otro. Ah!!! Me quería morir, pero por otro lado mantenía la calma y me decía a mi misma que todo debe ser superado y seguimos siendo patas. Qué lástima! De regreso a los depas, sentí que unas manos me rodeaban la cintura y unos cálidos labios se acercaban a mi oreja. “Perdón??” fue lo único que se me salió. Tonta, monga, lo que sea, lo sé pero fue lo único que pude articular. De inmediato sentí una frialdad absoluta por culpa de mi rechazo eminente. La había malogrado con honores. Yo que quería seguir con el jueguito, había puesto un parche inmenso entre nosotros. Es en estas situaciones, donde una mujer hace gala de su coquetería para solucionar las cosas. Sí, lo hice y logré lo que quise, volvió a abrazarme, pero esta vez de frente, y juntó sus labios con los míos esperando que sea yo la que le de un beso. Pero no!, está bien que lo quiera, pero una debe hacerse de rogar un poquito no? Ja! En fin, cedió y me dio mi regalito que por poco y lo pierdo. Días y semanas pasaron en el mismo plan. Con el floro de ir a comprar puchos o alquilar pelis, salíamos a la carretera y los abrazos y besos comenzaron a ser más románticos. Surgieron las caricias y las palabritas como: “ME ENCANTA ESTAR CONTIGO”

Lo quiero!! (1er mes) Había pasado un mes del primer beso y yo ya estaba en mi nube número mil. Soñaba con que en algún momento me diga para empezar una relación y dejar los juegos, pero nada. Yo quería algo serio y como no veía mayor interés de su parte, traté alejarme de él. Y las largas conversaciones sobre “¿qué pretendes con todo esto?” surgieron. Me sinceré con él y le dije que era mejor dejar las cosas como estaban porque yo podía templarme de él y no quería que eso pase (florazo no? Ya estaba super templada). En fin, comencé a interpretar sus palabras como algo más que besos y abrazos y fue entonces cuando me dijo aquella cursilería que estamos acostumbradas a oír cuando un pata se declara. Pero este no era cualquier pata, era el pata que yo quería. Sí, ya LO QUERÍA!!

Lo extraño!! (2do y 3er mes) Pasó un mes de estar juntos ya seriamente. Ese día fue estupendo. Todos los peruchos fuimos a un Outlet y yo tenía pensando andar con las chicas e ir de shopping. Pero mi noviecito (ja, que lindo suena) me pidió que ese día estemos juntos, sin compañía, sólo los dos, como si no existiera nadie más en el mundo. Cómo le iba a decir que no? Imposible!! Repito: ese día fue estupendo. Pero como toda historia tiene su lado tristón, un par de semanas más, ya estaba empacando mis maletas para regresar a Perú. Él se quedaba mes y medio más por Gringolandia (Ok, mes y medio es una nada no es cierto? Pero para mí sí lo era!!!) Llegué a Perú y ya lo extrañaba, ya no salíamos juntos a hacer nada por ahí, ya no nos tirabamos al sillón a ver pelis ni teníamos nuestras largas jornadas de discusión en la madrugada :( . Pasó el 2do mes y él seguía allá. Pasó el 3er mes y no podía darle un beso. Lo extraño!!!!

Me quiere?? (4to mes) Por fin, el 13 de mayo volví a verlo. Debo admitir que en ese mes y medio había pensado en mil cosas por ciertos problemas de desinterés y posesión por parte de ambos. Dejo a su criterio y espero que acierten en quién mostraba desinterés y quién, posesión. En fin, tenía muchas dudas en la cabeza que quería esclarecer. Me fue a recoger a la universidad y juro que se me fueron todos los cuestionamientos. Estaba frente al hombre que me había hecho feliz durante 3 meses en EEUU y quería seguir con él, no importan las dudas. Mentira! Sí importan, tiempo después comenzaron a surgir ciertos problemitas que tanto temía. Las cosas ya no eran iguales, ya no podía estar con él todos los días, cuantas horas queramos. Teníamos cosas que hacer acá. A lo mejor ya no sentía lo mismo por mí o yo no entendía el cambio que estábamos sufriendo pero no me sentía cómoda con la relación. Tenía muchas preguntas, reclamos y decepciones dentro de mí que al decírselas sólo encontraba un silencio como respuesta. Y cada vez más me dolía soportar esa situación. Será que en EEUU me mintió? Será que sólo la pasó bien conmigo y está intentando librarse sutilmente? No quería creerlo pero si lo consideraba factible. Tonto no es, obvio que se dio cuenta de lo mucho que me lastimaba su forma de actuar y empezó a tener detalles conmigo. Los mensajes al celular llegaban más frecuentes y una llamada que diga “hola, qué haces? Te extraño y quiero verte” era lo máximo para mí. Las palabras fueron cayendo poco a poco y me di cuenta de que DENNYS SÍ ME QUIERE!

Lo amo!! (5to mes) Maravillosa, genial, asombrosa, extraordinaria… mil cosas puedo decir con respecto a esta temporada. Los problemas ya estaban superados, la relación iba viento en popa y yo estaba super entusiasmada con presentarle mi noviecito a todos mis amigos para que compartan la felicidad que llevo con él. Quería que todo el mundo se entere de lo feliz que era con mi gorito. Las caricias hablaban por sí solas y los besos le gritaban a los cuatro vientos que estábamos hechos el uno para el otro. Así, un domingo cualquiera salimos a pasear por Miraflores y nos tomamos mil fotos de las mil formas posibles de posar. Con esas fotos, nació un videito que hice como una recopilación de las mejores fotos de ese día. Cuando vi el producto final me quedé fascinada, no podía creerlo. Este video también expresa por si sólo lo que siento por él: LO AMO!!!


Bendita tu Luz!! (6to mes) Dentro de mí no podía caber mayor felicidad. Ya tenía un video con el que las palabras sobraban. No era necesario decir cuán enamorada estoy de él porque se me nota en la cara y en cada cosa que hago. Para muestra, un botón: un día de esos que tienes mil cosas que hacer pero no sabes cómo empezar, quise motivarme escuchando música y se me dio por cantar, arte que no me sale nada bien. Por coincidencia, la canción de Maná con Juan Luis Guerra no tiene muchos tonos altos, dije: “vamo a ver cómo me sale” y me grabé mientras cantaba. Al escucharla, cada una de las letras de la canción se metía en lo más profundo del alma y vaya que no me había dado cuenta de lo identificada que estoy con ella. Todo es bendito:

Bendito el lugar y el motivo de estar ahí
Bendita la coincidencia (…)
Bendito Dios por encontrarnos justo ahí en el camino…


Me ama!! (7mo mes) Sí, lo admito todo es perfecto en la relación. Nos llevamos y la pasamos bien, disfrutamos cada momento juntos. Estoy segura de que lo que siento por él es amor… pero y él? También me ama con yo a él? Este último fin de semana vimos una película de Gil Junger “If Only” y era 100% mi historia. El patín ama a la chica y está seguro de que lo siente por ella, pero no sabe cómo expresárselo, cómo hacerla sentir amada. Ella, por su parte, sufre ya que tiene metido en la cabeza que él no la quiere porque no hace nada por ella y olvida sus compromisos. Dennys también se dio cuenta de lo identificados que estábamos con ese film. Entonces, pausó la película, me miró a los ojos con una ternura nunca antes vista y buscó mis labios para darme un beso que arrasó con todo. No fue necesario escuchar un “te amo” con ese beso que me dio. Nunca me había besado así? o nunca lo había sentido tan sincero? Minutos después, y ahora lo reafirmo estaba frente a un hombre enamorado que no podía quitarme la vista de encima, aquella vista que desbordaba en amor, ternura y sinceridad. No tengo dudas, Dennys ME AMA! Soy la mujer más feliz del mundo! Tengo a mi lado un hombre maravilloso ¿qué más puedo pedir?

Te amo Dennys! Esas 5 letritas juntas, no son suficientes para explicarte todo lo que siento. Tú lo sabes y con eso me basta. Quiero crecer contigo, y pasar toda mi vida junto a ti.

2 comments:

~lau said...

Pasuuuu! ahora si me enteré de todo, con un poco de atraso pero igual :) qué linda historia Sofi ^_^ mucha suerte! Bso

~lau said...

mas bien, por qué no te cuelgas ese video tan bonito aca ps ;) pa chequearlo :) y unas fotitos de uds tb decorarían mejor la historia de amor <3 jeje